jueves, 8 de mayo de 2008

¿Especialistas en células, o discipuladores de personas?

Los invito a leer este articulo de la Pagina de Desarrollo Cristiano. Es una clara comprensión de la manera en que funcionan los grupos en la iglesia del primer siglo, puede librarnos de mucha frustración y guiarnos en nuestra visión y percepción del ministerio.

7 comentarios:

Jadina dijo...

Gloria a Diosssssssss profe entre...el milagro de la tecnologia se hace realidad

Analía dijo...

estoy de acuerdo con el artículo de desarrollo cristiano. En estos tiempos se enfatiza tanto en los números que nos olvidamos del verdadero objetivo de nuestro llamado.
Si evaluamos el liderazgo de Jesus ante los ojos de muchos especialistas en desarrollo de estrategias para crecimiento a corto plazo, verían el liderazgo del maestro como un fracazo.
En tres años 12!!!
Pero en realidad a lo que debemos apuntar es a ese cambio de vida que se obtiene mediante la formación y el acompañamiento de un creyente.
Dios nos ayude a no confundir la dirección de todos nuestros esfuerzos y que la cantidad siempre vaya acompañada de CALIDAD.

Roberto dijo...

Es un artículo muy interesante y aliviador, porque estamos en distintas organizaciones donde la "numerología" o la cantidad de personas "ganadas " tiene una preponderancia mayor que en el discipulado. Quizás esta tendencia esté cambiando y nos de un aire fresco en lo que se refiere al cumplimiento de la Gran Comisión. Insisto en algo: no formamos líderes, sino discípulos.

Anónimo dijo...

Esta interesante el artìculo ya que aca en el semi estamos experimentando lo de los grupos pequeños y creo que funcona,Erika Rocha

Anónimo dijo...

La verdad que estuvo interesante este tema que toca el autor, yo creo que aveces funciona depende del lugar donde se realice los grupos pequeños. Ana Fernandez

Anónimo dijo...

Creo que el sistema de grupos pequeños y el desarrollo de lideres laicos son un sistema efectivo para nuestro contexto urbano. Gracias por el post.

Anónimo dijo...

Creo que el sistema de grupos pequeños y el desarrollo de lideres laicos son un sistema efectivo para nuestro contexto urbano. Gracias por el post. MARCO ROCHA