viernes, 25 de abril de 2008

Guia para la Preparacion de una clase de Escuela Biblica

Esta guía está preparada con el propósito de ofrecer una herramienta a los maestros que no cuentan con todos los materiales y recursos didácticos para la preparación y enseñanza de la lección de escuela dominical.
PREPARACIÓN PRELIMINAR DE LA CLASE
1. Conozca a sus alumnos. Investigue todo lo referente a las características propias del desarrollo integral (físico, síquico y espiritual) de ellos (estudie libros afines al tema).

2. Averigüe el contexto donde se mueven diariamente. Trate de conocer todo lo referente al contexto donde se desenvuelven sus alumnos (grupo- meta), esto le dará idea de como enfocar sus enseñanzas a partir de las vivencias de sus alumnos (núcleo familiar, educación, nivel social, juegos y pasatiempos preferidos, programas favoritos, habilidades, características personales comunes al grupo, etc.). Tenga entrevistas personales, charlas con los padres. Es conveniente mantener una ficha personal de cada alumno.

3. Esté atento al crecimiento espiritual de sus alumnos. ¿Su alumno ha recibido a Cristo como salvador personal? ¿Ha tenido la experiencia de la entera santificación? ¿Conoce la Biblia, cuánto? ¿Tienen un desarrollo normal en su vida espiritual? ¿Tienen buen testimonio? ¿Practica las disciplinas cristianas? ¿Está sirviendo a Dios en uno de los ministerios de la iglesia? ¿Es un ganador de almas? etc.

PASOS PARA PREPARAR UNA CLASE DE ESCUELA DOMINICAL
Paso 1: Prepárese espiritualmente: Ore (y ayune) a Dios para que le guíe en la preparación de la lección y para que tenga un impacto profundo en la vida de sus alumnos. Nuestro deseo es que la Palabra de Dios transforme la vida de ellos (conductas visibles, Colosenses 1:9-10).
Paso 2: Determine que es lo que va enseñar: Si no hay un plan ya predeterminado deberá prefijar el tema. Normalmente el tema es definido por una palabra de aspecto general que fija el panorama de la enseñanza. Ejemplo: Salvación, santidad, amor, oración, mayordomía, guerra, sectas, enfermedad, política, sexo, sufrimiento, pobreza, etc. (estos términos alegan a doctrinas, disciplinas, conductas cristianas o situaciones cotidianas que forman parte de la vivencia humana y que pueden estudiarse desde una perspectiva bíblica).
Paso 3: Especifique lo que va a enseñar: Fije el énfasis del tema. Este hace referencia a un aspecto específico del tema en cuestión (eso le da posibilidad de planificar varias clases con un mismo tema hasta agotar los recursos del mismo). Por ejemplo:
Tema: “Salvación”
Énfasis: “Jesús es nuestro salvador” o “¿cómo alcanzamos la salvación?” o (la gracia
de Dios nos salva( o (la salvación no es por obras(

Paso 4: Determine con que fin va a enseñar esta lección: Se trata de establecer el objetivo de la lección, o sea, lo que desea lograr en los alumnos a través de esta lección. Aquí es necesario enfocar la atención en los alumnos (aprendizaje) más que en la lección. Se debe visualizar la afectación que va producirse en él después de la enseñanza (en la conducta resultante de la enseñanza del contenido más que en el contenido mismo). Un objetivo se traduce en una oración que contiene los siguientes elementos:
Especificación del grupo meta (designación del grupo de alumnos). Verbo (acción a realizar por el alumno). Resultados esperados ( conducta resultante de la aplicación del contenido de la lección).
Ejemplo:
1. Que los adolescentes perdonen cuando se sienten ofendidos así como Cristo les perdona cuando ellos le ofenden (afectividad).
2. Que los jóvenes inviten a sus amigos a una reunión evangelística el próximo sábado (sicomotriz).
3. Lograr que los intermedios dialoguen con sus padres y les cuenten sus problemas (conducta).

Los objetivos deben apelar al desarrollo o cambios en conocimiento, comprensión, afectividad, patrones de conducta, dominio sicomotriz (realizar algo, crear, etc.), evaluación, resolución de problemas, etc.
Paso 5: Escoja la base bíblica. Un texto, pasaje, un libro, un personaje, o varios textos que apoyen el énfasis de su tema y sirvan al objetivo (tópico). Investigue todo lo referente al mismo: Autor, fechas, ocasión de escritura, destinatarios, ideas principales, y las posibles aplicaciones a la vida de sus alumnos (escoja el que se adapta a su objetivo ya que un pasaje puede tener enfoques múltiples). Generalmente estos datos se encuentran en la introducción a cada libro de la Biblia.
Empápese de la Palabra de Dios, ella es la que producirá los resultados por la acción del Espiritu Santo en los alumnos.
Paso 6: Organice el contenido de la lección: Determine los puntos principales de la enseñanza. Tenga cuidado que el contenido mantenga la perspectiva bíblica y teológica, que esté en armonía con la doctrina de su iglesia.
Use un lenguaje y conceptos comprensibles y familiares al grupo meta: “Faraón fue flagelado por plagas”, no será comprensible para los niños. El rey de un país que está muy cerca de Irak (asocie) que se llama Egipto, se sintió muy triste porque le pasaron muchas cosas malas por cuanto no creyó a Dios. Reemplace “primogénito” por hijo o hija mayor.
El contenido debe ser claro, breve y conciso. No trate de abarcar mucho. Más
cantidad no siempre es mejor.
Paso 7: Escoja la metodología de enseñanza. Son el conjunto de técnicas y recursos que se van a utilizar para la trasmisión del contenido y el logro del objetivo propuesto.
A. Técnicas: Son las formas y actividades que va utilizar para presentar la lección y conducir a los alumnos a la experiencia de aprendizaje. Por ejemplo:
Conferencia: Es una exposición directa, narración del tema donde no participa el alumno. Es aconsejable para un grupo grande. Ocasionalmente se hacen preguntas.
Diálogo: Uso de preguntas y respuestas. Despues de una breve exposición del tema use preguntas abiertas que hagan pensar, decidir, que hagan surgir otras preguntas afines al tema. Permita que los alumnos respondan y resuelvan las situaciones
aprovechando su propia experiencia (el profeta Malaquías usó esta tecnica de enseñanza). Intervenga cuando se está desviando el cause de la enseñanza y dé lineamientos y explicaciones que la orienten de nuevo. Al final, exponga una
conclusión clara.
Dinámicas de grupo: (Aconsejable para jóvenes y adultos). Existen varias formas de trabajos en grupos. Estas técnicas de apredizaje provoca un recurso social e interactivo de aprendizaje, permite a los integrantes del grupo particar activamente en
el proceso de auto enseñanza y aprendizaje del grupo e inter grupos. Fomenta los valores sociales minimizando el individualismo. El maestro actua en la función de coordinador, moderador y sintetizador de las dinámicas; por ejemplo, introduce al tema. Hace recordar el proposito de la discusión o diálogo. Orienta hacia la perspectiva bíblica. Hace un resumen de las conclusiones de la discusión. Sugiere más estudio o nuevos cursos de acción. En caso de varios grupos se designan secretarios.
1. Promoción de ideas: Estimular a partir de una propsición, definición, concepto o problema, que den información o soluciones mediante el mecanismo de asociación de ideas, las cuales se leen, analizan y se llegan a conclusiones
adecuadas.
2. Philips 66: Se dividen grupos de 6 y se toman 6 minutos para discutir el tema o problema.
a) El maestro plantea el problema.
b) El subgrupo elige secretario.
c) Cada miembro expone y se discute. El secretario anota conclusiones.
d) Cada secretario lee la conclusión del grupo. e) El maestro sintetiza la conclusión
general.
3. Juego de roles: Representación de hechos o situaciones concretas con el objetivo que quienes representan y los que observan puedan visualizar y comprender mejor la conducta y reacciones de todos los que intervienen en tal reacción.
Los actores: (preferentemente ajenos al grupo) no comentan sus impresiones.
El grupo: Plantea la situación, emite sus impresiones sobre las actitudes de los personajes, las conductas acordes al planteamiento, comentar vivencias como observador.

B. Recursos: Son los medios o materiales que se usan en la clase para transmitir la enseñanza y estimular el aprendizaje.
Salón o escenario donde se va a desarrollar la enseñanza: No siempre debe ser una sala, puede ser un lugar escogido con elementos naturales o dispuesto en forma cotidiana o con un fin educativo. Ej: una biblioteca, una granja, un barrio, una
campaña evangelística, etc.
Materiales audiovisuales: Pizarrón, afiches, mapas, retroproyectores, televisor y video-casetera, radio grabador, franelógrafos, maquetas, etc.
Materiales varios de uso corriente: Lápices, papeles, borradores, gomas, cintas, hilos, etc.
Materiales Ocasionales: Cualquier material u objeto que represente algo de la vida cotidiana de los alumnos y que usándolo didácticamente contribuya a la reflexión y cambios profundos: Juguetes, llaves, sillas, agendas, Biblia, escoba, (use su
imaginación y creatividad).
NOTA: Las técnicas y recursos que serán utilizados en las clases deben evaluarse de acuerdo a las características del tema y del grupo meta. Mantenga un equilibrio en el uso de los recursos en cuanto a frecuencia, variedad y cantidad ya que el mal uso de estos puede desviar los objetivos que quiere alcanzar. Planee y organice correctamente su utilización.

Paso 8: Evalúe su clase: El proceso de la educación no se cumple si no estamos midiendo constantemente los logros o resultados obtenidos en base a los objetivos trazados.
Normalmente los objetivos en la educación cristiana no son a plazos inmediatos en la mayoría de los casos (a veces los frutos se ven después de varios años, por eso no desmaye).
Evalúe los distintos aspectos de su enseñanza: ¿La lección fue una respuesta a las necesidades del alumno? ¿Usó un lenguaje sencillo? ¿Se administró adecuadamente la/s técnica/s y los recursos? ¿Respetó el tiempo establecido para el desarrollo de la
sección o actividad de la lección? Mida tambien la atención de los alumnos, aprovechamiento del tiempo de esparcimiento, etc.
Evalúe los distintos aspectos del aprendizaje: Cómo despertó el interés del alumno en el tema. ¿Hubo participación? ¿Se pudo observar algún cambio visible? (caso contrario no significa que no lo hubo y se verá mas adelante).
Formas de evaluar: Haga preguntas directas para ver si comprendieron o aprendieron la lección.
Haga entrevistas personales, encuestas, observación directa del desarrollo y cambios en los alumnos. Recabe información por medio del contacto con el entorno familiar para detectar los cambios que produjo el aprendizaje.

–Este material fue redactado por el Rev. Eduardo Velázquez, en la ciudad de Martínez, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Se hicieron las últimas correcciones en el mes de Septiembre del año 2003.
El Rdo. Eduardo Velázquez, aunque nació dentro de una familia cristiana, recién entregó su vida a Cristo a los 20 años de edad. Un mes después, Dios le santificó y le llamó para el ministerio pastoral. Después de un período de preparación para el ministerio pastoral, le invitaron para que pastorease su primera iglesia en Formosa, Argentina, su ciudad natal. Está casado con Gloria y tienen tres preciosas niñas. Desde hace 10 años toda la familia está sirviendo al Señor en el ministerio pastoral.
Además de sus responsabilidades pastorales, el Rdo. Velázquez es profesor del programa de bachillerato en teología y también colabora como redactor de El Sendero de la Verdad. Actualmente es pastor de la Iglesia del Nazareno, en la ciudad de Lujan, Buenos Aires,
Argentina.

5 comentarios:

Analía dijo...

Muy buen material.
El maestro que decide responder a su llamado debe partir de una relacion personal y genuina con el Señor.
Debe establecer un plan con el único objetivo de poder guiar a sus alumnos y cumplir con exelencia.

Marco dijo...

Material muy útil Myriam, y de aplicación práctica e inmediata. Gracias!

Anónimo dijo...

Muy acertadas las consideraciones para el dictado de la clase. Puedo usarlo como material de referencia a maestros de la Igl del Nazareno

Anónimo dijo...

Excelente material. es una guia practica que puede utilizarse para enseñar a otros. es importante saber como elaborar una clase biblica para los pequeños que Dios nos a encomendado.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir este material que es de gran ayuda para nosotros que tenemos un grupo de niños a nuestro cargo